Home
 
Transmisiones de f√ļtbol
Escrito por Jos√© F. Fern√°ndez Godoy   
Jueves, 28 de Mayo de 2020 07:50

Transmisiones de f√ļtbol. Im√°genes y palabras

Im√°genes

El bal√≥n, cuyo movimiento hacia una u otra porter√≠a origina emoci√≥n; los jugadores, art√≠fices del movimiento emocionante del bal√≥n; el √°rbitro, protagonista de decisiones emocionantes; el p√ļblico, emocionado, de la grada.

Los avances tecnológicos posibilitan hoy escuchar los sonidos (cargados de emoción) emanados de las imágenes: el golpeo al balón, el balón estrellándose en el larguero, palabras de jugadores, palabras del árbitro, el clamor de la grada,…

Im√°genes y sonidos (de las im√°genes) constituyen un conjunto sensorial audiovisual: un espect√°culo audiovisual emocionante.

Y a este conjunto sensorial audiovisual se incorpora desde fuera de la c√°mara (voz en off) las palabras de los locutores.

Palabras de los locutores

Las palabras de los locutores se pueden englobar en dos estilos, seg√ļn predomine la narraci√≥n o los comentarios.

a) Narraciones amplias y comentarios cortos

Algunos locutores contin√ļan con el estilo de las transmisiones radiof√≥nicas del pasado: narraciones amplias y comentarios breves intercalados.

El narrador se ajustan a lo que se está viendo (evolución del balón, identificación de jugadores, detalles,…) y, el tono de voz, se suma a la emoción del espectáculo. Y, el comentarista intercala, en tono de voz menor, breves opiniones sobre la evolución del juego.

Palabras e im√°genes est√°n enlazadas por la ‚Äúinterrelaci√≥n integradora‚ÄĚ exigida en lo audiovisual. Y el cerebro del telespectador puede atender y percibir palabras e im√°genes simult√°neamente: las palabras del narrador y del comentarista se integran en el espect√°culo audiovisual emocionante.

b) Narraciones cortas y comentarios largos

Con la llegada de la televisión algunos pensaron que carecía de sentido contar lo que se estaba viendo.

Se acortaron las narraciones. Se alargaron los comentarios. Se multiplicaron los comentaristas. Se dio paso a las bulliciosas redes sociales…. En suma, se creó un estilo de abundantes palabras ajenas a las imágenes.

En el nuevo sistema falta la ‚Äúinterrelaci√≥n integradora‚ÄĚ, propia de lo audiovisual, entre palabras e im√°genes: las palabras cursan por senda independiente a la de las im√°genes.

La ausencia de ‚Äúinterrelaci√≥n integradora‚ÄĚ entre palabras e im√°genes origina un conflicto en la parcela cerebral de la comunicaci√≥n: el cerebro no puede centrar la atenci√≥n y√ā¬†percibir simult√°neamente las palabras y las im√°genes.

Solución: centrar la atención en las imágenes y desentenderse de las palabras. Consecuencia: las palabras desatendidas, sólo oídas, no escuchadas, pierden su contenido informativo y se convierten en un simple sonido, molesto, perturbador.

El ruido de las palabras

El sonido más melódico se convierte en ruido cuando no es deseado. La palabra más atrayente para algunos se convierte en ruido para los que no la desean.

Los sistemas de ‚Äúabundantes palabras ajenas a las im√°genes‚ÄĚ pueden ser atrayentes para algunos, pero, para otros, constituyen un ruido molesto, perturbador.

Un responsable de televisión me decía: se reciben abundantes quejas sobre lo mucho que hablan los comentaristas. Pero, estos no quieren hacer caso.

En el ruido de las palabras interviene tambi√©n el fuerte sentimiento de rivalidad: algunos telespectadores rechazan las palabras del√ā¬†comentarista que considera contrario a su equipo.√ā¬†

Hace unos a√Īos, el problema se solucionaba apagando el sonido del televisor y conect√°ndose, a trav√©s de la radio, con√ā¬†el comentarista favorito. Hoy, la propia televisi√≥n ofrece diversas opciones de audios, y, entre ellas, el audio de ambiente.

El audio de ambiente

Última actualización el Sábado, 13 de Junio de 2020 10:58
 
 

Anunciantes

¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?

Tenemos 6 invitados conectado