Home El canal del parto y la bipedestación El canal óseo y la bipedestación
El canal óseo y la bipedestación
Escrito por Jos√© F. Fern√°ndez Godoy   

EL CANAL √ďSEO DEL PARTO Y LA BIPEDESTACI√ďN

José F. Fernández Godoy

A lo largo de la evolución humana se produjo la verticalización de la columna vertebral. El tronco se elevó sobre las extremidades posteriores a expensa de la curvatura lumbar y de un giro de la pelvis de unos 45 grados. Estas modificaciones repercutieron sobre la forma y la amplitud del canal del parto.

El módulo de Young 

Con el fin de analizar el estrechamiento en sentido antero posterior del canal del parto humano a consecuencia de la bipedestación interesa tener presente este concepto físico.  

En la mecánica se utilizada el módulo de Young para definir la resistencia de los distintos materiales (hierro, acero, madera,..) a las fuerzas que deben soportar. En la biomecánica (mecánica del ser humano) es de especial importancia determinar el módulo de Young en los huesos, soporte del edificio humano. Y, a este respecto, conviene comparar el módulo de Young del fémur (hueso compacto), 1.700 y el módulo de Young de la vértebra (hueso esponjoso), 0.022. El bajo módulo de Young del tejido vertebral refleja su escasa resistencia al fenómeno de compresión.

La pelvis del ser humano soporta un peso mayor que la pelvis del cuadr√ļpedo

El paso de la cuadrupedia a la bipedestaci√≥n origin√≥ un cambio en la distribuci√≥n del peso corporal. El cuerpo del cuadr√ļpedo se sustenta en cuatro pilares (extremidades) y el cuerpo del b√≠pedo (ser humano) se sustenta s√≥lo en dos pilares. La pelvis del ser humano est√° obligada, pues, a soportar un peso considerablemente mayor (el doble aproximadamente) que la pelvis del cuadr√ļpedo.

La bipedestación cambió el papel biomecánico de la columna vertebral

La columna vertebral (hueso esponjoso), ‚Äúviga‚ÄĚ de enlace en el cuadr√ļpedo, pas√≥ a constituirse, con la bipedestaci√≥n, en un ‚Äúpilar‚ÄĚ destinado a aguantar la carga del peso corporal. La columna vertebral¬† se vio obligada a asumir una misi√≥n -soportar el peso corporal- destinada a un hueso compacto. Y, consecuentemente, se produjo un desajuste biomec√°nico, con los efectos que expondr√© a continuaci√≥n.

Aplastamientos vertebrales

Las vértebras experimentan, a lo largo de la vida del ser humano, un aplastamiento, que, en edades avanzadas, se manifiesta claramente en un descenso de la estatura.

El mencionado aplastamiento (fig. 1) es m√°s acentuado en la parte baja de la columna (flecha) (la que soporta mayor peso). Y, precisamente en esta zona, se encuentra el canal del parto.

Fig. 15-Columna_copiar

Estrechamiento del canal del parto (fig. 2) 

 6-Bipedestacn._Canal_del_parto_copiar

Fig. 2

La fuerza del peso corporal (PC) crea una prominencia, el promontorio (P), que reduce considerablemente el diámetro conjugado obstétrico (CO), diámetro básico del parto. Se produce, pues, un estrechamiento dorso ventral (antero posterior) del canal del parto humano.

Cambio de la sección del canal del parto

El estrechamiento antero posterior del canal del parto cambió la forma de dicho canal:

a) En el cuadr√ļpedo (fig. 3), el canal del parto est√° aplanado lateralmente, siendo el di√°metro dorso ventral (D-V) el mayor.

  

 

7-Bipedestacin._Cuadrpedo

Fig. 3 (corte trasversal, visto desde delante)

b) En la mujer (fig. 4), el canal del parto est√° aplanado en sentido antero posterior, siendo el di√°metro mayor el transverso (D-T).Fig. 4 (visto desde arriba)

 

 

8-Bipedestacin._Canal_tr_copiar

 

Fig. 4 (corte trasversal, visto desde arriba)

 

Si el estrechamiento dorso ventral (antero posterior) del canal del parto humano es una consecuencia directa de la bipedestaci√≥n, ¬Ņqu√© caracter√≠sticas presenta el canal del parto antes de iniciarse la marcha?

El ser humano viene al mundo preparado gen√©ticamente para la bipedestaci√≥n. Y, en el reci√©n nacido se pueden apreciar ya signos premonitorios de dicha bipedestaci√≥n: el movimiento de "pedaleo" de las piernas, el reflejo de prensi√≥n (cierre de las manos),..., pero, ¬Ņqu√© caracter√≠sticas presenta el canal del parto de la reci√©n nacida?

De los tratados de embriología de GRAY y de NETTER he extraído un dato muy significativo: el canal del parto de la recién nacida presenta un diámetro dorso ventral de 2,8 cm y el diámetro transverso  es  de  2,2 cm. (fig. 5).

10-Pelvis_de_la_R

  Fig. 5

El conducto del parto de la reci√©n nacida tiene, pues, una forma similar al conducto del parto del cuadr√ļpedo (fig. 3) (el di√°metro dorso ventral es superior al transverso). Y, es m√°s adelante, a consecuencia de la marcha en posici√≥n erguida, cuando se produce los cambios analizados anteriormente.

Reflexión

La bipedestaci√≥n fue calificada por algunos antrop√≥logos de ‚Äúchapuza de la naturaleza‚ÄĚ. Y, no entiendo la asignaci√≥n de tal apelativo a un logro de tan excelsas virtudes: postura elegante, majestuosa, de superioridad, que permite una marcha con menor gasto energ√©tico, con el sentido de la vista en un lugar elevado para dominar mejor al mundo y, sobre todo, con unas extremidades superiores que, liberadas de misiones locomotoras, se dedican a otra mucho m√°s noble: ser instrumento de la inteligencia.

Pero, lo que s√≠ merece el calificativo de aut√©ntica ‚Äúchapuza arquitect√≥nica‚ÄĚ es el canal del parto humano. Parece mentira que la naturaleza, fuente de sabias soluciones a los problemas que el proceso de la transformaci√≥n evolutiva fue creando, haya dejado este espacio, de tan noble tr√°nsito, con un espig√≥n, el promontorio, que lo reduce y deforma.

 

 

 

 

Última actualización el Sábado, 02 de Marzo de 2013 10:14
 
 

Anunciantes